jueves, 2 de junio de 2016

EL SUEÑO DE ROMEO DE UNA NOCHE EN LA MANCHA

Esta obra de teatro ha sido escrita por Mª Nieves Saeta, alumna de 4º, a parir de las distintas obras de Shakespeare y Cervantes. Es el cariñoso homenaje que desde el IES Alhajar queremos hacerle a estos dos grandes escritores que marcaron y cambiaron el rumbo que la literatura siguió a posteriori.


El sueño de Romeo de una noche en La Mancha
Personajes:
Hamlet
Don Quijote
Romeo
Julieta
Robin
Shakespeare
Cervantes
Narrador
ACTO PRIMERO
(Se encuentra el narrador delante del público)
Narrador: En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía no hace mucho tiempo un hidalgo de los de lanza en astillo, escudo antiguo, rocín flac…(aparecen en escena Romeo y Julieta cortando la intervención del narrador)
Julieta:  ¿Sabía yo lo qué es amor? Ojos jurad que no. Pues nunca había visto una belleza así.
Romeo: ¡Oh, Julieta...!
(El  narrador los interrumpe)
Narrador: ¿Quién osa interrumpir la gran historia de Don Quijote de La Mancha?
Julieta: ¡Yo misma señor, que ante el amor he caído al ver a Romeo!
Narrador: Pues ni usted ni su..(duda sobre que palabra utilizar)”ligue” pueden interrumpir el homenaje al Cuarto Centenario de la muerte de Cervantes.
Romeo: Peor ha sido lo vuestro que has interrumpido el homenaje por el Cuarto Centenario de la muerte del gran Shakespeare.
Narrador: Si Cervantes levantara la cabeza...
(Aparecen esta vez Cervantes y Shakespeare para aclarar el barullo que estos han montado)
Cervantes: ¿Qué pasa si yo levantara la cabeza?
Shakespeare: Perdonad un momento (subiendo el tono de voz haciendo mostrar su enfado) ¡¿he oído que tengo 400 años?!
Cervantes: Yo creo que me conservo muy joven. ¿O no es verdad señor Shakespeare?
Shakespeare: Lleva usted razón, señor Cervantes.
Narrador: ¿Están diciendo que son ustedes… que son los mismísimos Shakespeare y Cervantes?
Shakespeare: El mismo.
Cervantes: Yo creo que sí, pero si es verdad lo que usted dice y tengo 400 años, puede que me baile un poco la memoria ya con la edad.
Narrador: ¡Esto es fascinante, los propios autores van a presenciar sus homenajes!
Shakespeare: Bueno, pero rápido que luego tengo que descansar otros 100 años para el siguiente homenaje.
Romeo: Entonces, ¿usted me ha creado?
Shakespeare: Sí Romeo, yo te di vida allá por el 1597, y a Julieta también.
Romeo (en voz baja): Pues mire, entre usted y yo, es un poco fea.
Julieta (que no lo llega a oír): ¿Perdona?
Romeo: Nada que... que tus ojos en el cielo alumbrarían tanto los caminos del aire que hasta los pájaros cantarían ignorando la noche.
Julieta: ¡Oh, Romeo!
Narrador: Oh Romeo, Oh Julieta...no pasáis de ahí. Vuestra historia de amor es demasiado...mm...“cursi”. Más bonita era la de Don Quijote con Dulcinea. Si me dejan, se la enseñaré.
Cervantes: Está bien, llamaré a Don Quijote.
ACTO SEGUNDO
(El narrador, junto a Shakespeare, Cervantes, Romeo y Julieta aparecen sentados en sillas observando la escena. Aparece Don Quijote)
Don Quijote: ¡Querida y venerada Dulcinea del Toboso!: deseo fervientemente que cuando este mensaje halles en tus benditas manos, te encuentres tan saludable y bella como cuando allí té dejé... (aparece también Hamlet sin dejar terminar a éste)
Hamlet: Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin?
Narrador (levantándose muy enfadado): ¿Pero qué está pasando aquí? ¡Otra vez interrumpiendo!
Hamlet (al que no le ha gustado que le gritase): Perdone señor...
Narrador: Narrador.
Hamlet: Narrador, pero yo no he interrumpido, es que me tocaba salir ahora, justo después de la actuación de Romeo y Julieta.
Narrador: ¿No le han avisado de que esto ya no es un homenaje a Shakespeare?
Shakespeare (que también se levanta): ¿Ah no? ¿Y para qué es, pues, necesaria mi presencia aquí?
Narrador: Para nada, sus personajes y usted se pueden ir de aquí.
(Romeo y Julieta se levantan)
Romeo, Julieta, Hamlet y Shakespeare (a la vez): ¡Un respeto!
Julieta: ¿Por qué íbamos a irnos? ¿No es también el Cuarto Centenario de la muerte de nuestro autor?
Cervantes (levantándose): Exacto, pero yo soy la máxima figura de la literatura española y universalmente conocido por haber escrito Don Quijote de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal.
Don Quijote: Sí, además de ser el libro más editado y traducido de la historia, solo superado por la Biblia.
Julieta: Pero Shakespeare es considerado el escritor más importante en lengua inglesa y uno de los más célebres de la literatura universal.
(De repente, Robin, el personaje de El sueño de una Noche de Verano, que iba a acudir también al homenaje, entra para aclarar el dilema)
Robin: Hola, soy Robin, de El Sueño de una Noche de Verano, y vengo a explicaros algo que os está cegando. No es uno más importante que otro. Cervantes escribió el gran Don Quijote de la Mancha, las Novelas Ejemplares, Rinconete y Cortadillo...todas grandes obras de nuestra literatura y Shakespeare escribió Romeo y Julieta, Hamlet, El Sueño de una Noche de Verano...y también son consideradas obras de arte. ¿Por qué iba a ser uno menos que el otro? Recordad que estáis aquí para rendirles homenaje, así que demostrad lo que valen sus obras.
Julieta: Tenéis razón.
Romeo: Demostrémoslo.
Hamlet: Sí, pero vamos terminando por favor.
Narrador: Por favor, Romeo, Julieta, empezad vosotros.
(Shakespeare y Cervantes se vuelven a sentar, Romeo y Julieta se quedan en el centro y los demás personajes se apartan a un lado)
Julieta (Romeo está tumbado en el suelo haciéndose el muerto y ella de rodillas): Ojos, mirad por última vez. Brazos, dad vuestro último abrazo. Y labios, que sois puertas del aliento, sellad con un último beso.
Romeo (cuando Julieta le va a dar el beso): Bueno… hasta ahí está bien, la parte del beso… creo que ya se la saben.
(Se levantan ambos del suelo, se apartan y Hamlet acude al centro)
Hamlet: Eso que quisiéramos hacer, deberíamos hacerlo en el mismo momento de quererlo pues con el tiempo cambia ese “quisiéramos” y se retrasa, y queda amordazado tantas veces como pasa por labios, manos y otras circunstancias; y entonces se convierte en un “deberíamos”, que es como un suspiro gratuito que duele cuando se exhala…
(Se aparta y se aproximan al centro Don Quijote y el Narrador)
Narrador: En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vio, dijo a su escudero (le da paso a Don Quijote)
Don Quijote: la ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
(estos también se apartan a un lado y aparece Robin)
Robin: Y a este pobre y vano empeño, 
que no ha dado más que un sueño,
no le pongáis objeción,
que así lo haremos mejor. 
Os da palabra este duende: 
si el silbido de serpiente 
conseguimos evitar,
prometemos mejorar;
si no, soy un mentiroso. 
Buenas noches digo a todos. 
Si amigos sois, aplaudid
y os lo premiará Robín.

(Se levantan Shakespeare y Cervantes acercándose al centro como los demás personajes y saludan al público)


No hay comentarios:

Publicar un comentario