viernes, 12 de noviembre de 2010

¡MENUDO CANGUELO EN EL KILIMANJARO!

Era una fría tarde de octubre. Estaba colocando la última pieza de un complicadísimo puzzle cuando la mesa vibró... me encontré morro a morro con un roedor súper-musculoso, súper-tonificado, súper-enérgico: ¡era mi amigo Hiena! Un instante despúes, el calor de mi hogar era sólo un recuerdo... ¡ me esperaban las perpetuas nieves del Kilimanjaro!

4 comentarios:

  1. este libro del autor geronimo esta muy bien , para que los niños lo lean

    ResponderEliminar
  2. Jose Carlos Maroto20 de junio de 2011, 1:57

    esta muy chulo ,estabastante bien que alla libros asi de chulos

    ResponderEliminar
  3. Esta interesante y me gusto mucho

    ResponderEliminar
  4. Jose Carlos Maroto20 de junio de 2011, 1:58

    esta muy chulo ,estabastante bien que alla libros asi de chulos

    ResponderEliminar