jueves, 4 de febrero de 2010

EL SELLO DE EOLO

En plena guerra del Imperio Romano contra los partos, el joven Flavio obtiene un puesto en las legiones como portaestandarte. Su padre desea alejarle así del cristianismo, religión incipiente a la que se ha convertido. De esta forma el muchacho tendrá que hacer frente a no pocos peligros, trabajará como espía del Imperio y, también, conocerá el verdadero amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada