miércoles, 25 de noviembre de 2009

LOS ALUMNOS CUENTAN (3º ESO)

LA OPORTUNIDAD QUE MERECEN

Trabaja de noche a día, de sol a sol. Ir al colegio es su ilusión; sí, eso que a muchos nos parece una obligación. No entiende porque tiene que alimentar a su familia, no sabe por qué ella no opta a la educación, no juega con los juguetes que todos los demás niños reciben y que ella conoció cuando una buena familia la acogió por un tiempo; claro, que solo era un tiempo, pasado el verano todo volvía a la cruda realidad, se acababan las piscinas en las que refrescaba su cuerpo en los días más calurosos, la comida abundante, la cama calentita y la ropa que le hacía parecer una princesita.
En la violenta realidad ella desea una oportunidad, la de ser feliz, realizar sus objetivos y cumplir sus deseos. Reclamar sus derechos es lo que quiere.

(Eva Romero Quesada 3ºB)





H - No toques ahí, no mires hacia allá, no salgas, no juzgues, no hables, no duermas, quédate aquí, mírame, no llames a nadie, solo estoy yo, no tienes nada que hacer. ¿Por qué lloras?, no te he hecho nada, no puedes denunciarme, haz tus tareas, como me entere de que hablas con alguien… ,¡Eh, no me respondas!, perdona no quería hacerlo, te quiero, te pido perdón, de verdad, yo te quiero, pero tampoco ha sido tanto, ¡no me grites! ¡Ya has visto lo que ha pasado!, ¡No corras!, ¡Maldita!, ¡Estás loca!.
M -
¡Déjame!, ¡no te he hecho nada!, ¡por favor no me pegues!, ¡Haré lo que sea!.... ¡No la niña no!, no le hagas daño, por favor déjala…

(Joaquín Mengíbar 3º B)





Sola, triste, pensativa, maltratada, no saber que hacer, mirarse al espejo y no decir nada, no saber nada sobre la realidad, sufrir y sufrir cada día más, no tener valor de nada como una encarcelada entre rejas. Cuando levanta su cara no puede mirar a nadie, la mirada no le da para nada. Siempre pensando que hacer y nunca encuentra solución, cree que su destino es esto. Toda ropa que se compra, nada le cubre la cara, solo el maquillaje que se pone por las mañanas.

Por fin una persona de las pocas que reconoce que es maltratada, con una vida llena de soledad. Sola, triste…

(Mª José Valero 3º B)

La vida a veces viene de forma indeseada, unas manos que una vez la acariciaban se convierten en sus armas más temidas. Su rostro fruto del temor y la desesperanza se encierra entre sus manos cobardes e inseguras. Por su cabeza circulan un sinfín de imágenes añorando quizás, viejos momentos y promesas incumplidas, promesas que un día le hicieron soñar y colorear su mundo de colores vivos y alegres. Seguramente, se piensa sumida en un gran agujero, del cual le es imposible salir, pero la sociedad le ofrece una escapatoria, una luz por la cual escurrir sus miedos, temores e inseguridades. Se muestra cobarde a la idea de abandonar su vida, teniendo la esperanza de recuperar aquel mundo que soñó. El susurro de una voz que dice “mamá” le ayuda a levantarse, a limpiar su cara pintada de negro y a luchar por una vida digna.


(María Quesada Quesada 3º B)

Se siente sola, ve que nadie la puede ayudar. No puede evitar llorar, pensar que aquel día todo iba a cambiar. Escucha el sonido de unos niños llorar, recuerda su pasado, aquel que nunca olvidará, aquel que nunca recuperará.
Se siente manipulada, ignorada, que no ocupa nungún lugar en la
sociedad, quiere morir, para ella todo ha acabado, pero para ti todo acaba de empezar.



(Eva Mª Martínez Saavedra 3º B)



Toda una vida luchando por estar al lado de la persona que quieres. Toda una vida escuchando definiciones malas de él. Cansada, pasas de todas y cada una de las personas a las que amabas, amigos, familiares… Más tarde se convierte en tu esposo, lleváis una vida feliz y tú te alegras de no haber hecho caso de las cosas que te decían: “es una persona violenta, no la aceptes…”.

Unos cuantos meses más de felicidad, pero son demasiados para él. Empiezan las peleas entre los dos, primero gritos, después una bofetada y finalmente la paliza. Tú lloras, te sientes sola, no sabes como acabar con todo este sufrimiento, ya no tienes a tus amigos, ahora los comprendes, necesitas estar con ellos pero él no te deja, te acorrala, te aprisiona, te maltrata, no te deja marchar. Tú por miedo no lo denuncias, por miedo sigues con él. Estás sola, no tienes a nadie que te ayude a salir del infierno que estás viviendo. Por fin un día te decides a denunciar, cambias de vida, de barrio… Pero para él no es suficiente, te espera en un portal y te apuñala. Todo con lo que habías soñado se acabó.


( Mª Nieves Espinar 3ºB)

Sentada al lado de la ventana, observa como las gotas se deslizan suavemente por el reflejo de su rostro en el cristal. Llueve. Los cristales apenas dejan pasar los rayos de esa luz opaca, que en aquel día nublado apenas acarician su rostro. Mira hacia abajo y ve que pronto no pertenecerá a esa ciudad. Se siente vacía, triste, sola, afectada, dolida, desesperada. Intenta sonreír, pero su corazón se lo impide. Mira hacia la avenida, poca gente pasa. Una pequeña mariposa la acompaña en su soledad. Piensa en abrir la ventana, para que toda la estancia se llene de ese perfume que desprende la lluvia, acompañado de ese frío intenso. Su rostro frío y pálido refleja tristeza; su mirada, ajena a lo que sucede y perdida en el horizonte, aquel horizonte que dentro de poco será su hogar. Una fría pero a la vez cálida lágrima se desliza sobre su rostro. Pronto sucederá, pronto será la hora, la hora del último baile…
(Irene Torres 3ºB)




¡¡”Boom”!! Otra bomba que suena, otra persona que muere, otra familia que cae en la más oscura amargura. Y mientras, veo que poco a poco los cuerpos se van quedando sin vida. Estoy aquí asustado y con el corazón encogido, preguntándome si fue lo correcto abandonar a mi familia, amigos, ilusiones, trabajo, sueños por los que luchar... y no el venir a esta masacre sin sentido. O por lo contrario, que hice lo adecuado renunciando a todo. Por muchas veces que me maldiga por haber tomado esta decisión, lo hecho, hecho está. Sé que no puedo volver hacia atrás para retomar lo que dejé a mis espaldas. Y pase lo que pase de ahora en adelante, me sentiré tranquilo y seguro de mí mismo, porque sé que mi familia estará orgullosa de mí y me encuentre donde me encuentre, siempre habrá algo que les recuerde a mí.

(Gema García García 3ºB)




Mi nueva libertad
Empezó como un simple juego de adolescentes y al final mi cabeza pronunciaba tu nombre a cada instante.
Pensaba que esas tontas palabras que revoloteaban por mi mente me hacían el bien pero se volvieron contra mí y fue difícil vencerlas. Mis ojos se cerraron y un grueso muro creado por el miedo separó mi vida de la realidad. Valentía, esa fue la clave para dar un giro a mi vida y comenzar una lucha. Conseguiste dominarme durante mucho tiempo con la mirada pero, ahora, tus ojos sólo crean un rechazo por parte de los míos.
Los días pasan y cada vez estoy más cerca de conseguirlo, lo que antes creía imposible se está cumpliendo y poco a poco voy dando pasos hacia mi nueva libertad. Un brillante sol me despierta cada día y logra convencerme de algo muy real y que deberías aplicarte.
No podrás abrir el cajón de los malos recuerdos y utilizarlos para hacerme daño porque la llave ya no existe, las cosas han cambiado, ahora yo manejo el volante de mi vida y nunca más consentiré que una bofetada me limite porque yo soy igual que tú, puedo con todo lo que tú puedes y he conseguido realizar cosas que jamás entenderás.
Tu mente no tiene meta, en cambio, la mía está llena de esperanza y cuando te encuentres sólo, yo tendré a alguien a mi lado.
Siempre me han dicho que es mejor estar sola que mal acompañada pero no he llegado tarde. Empiezo una nueva vida y tengo todo el tiempo del mundo para ser feliz.


(Mª Victoria Jaraíces García 3ºB)





La inocencia
Juventud, opresión, inocencia, no piedad, maldad, dictadura, dolor, falta de sentimientos, jerarquía, guerra…La presión y retención de niños jóvenes que ven truncadas sus vidas para llevar un arma bajo el brazo hasta el fin de sus días, ver morir en sus manos a personas inocentes por culpa de unas persona detestables que basan la violencia en un fin político y por un bien personal. Ser maltratados para formarse como soldados de elite con tan solo 5 años y convertirse en seres sin personalidad ni compasión para hacer matanzas sin pensar en nada solo en el bienestar de sus jefes para aumentar aún más su ego.

(Sebastián Valenzuela 3º B)





Se sienten contentos, apartados de la multitud que los rodea cada día de sus vidas, además se sienten felices por estar juntos y piensan en ese pasado que los unió un día en el cual ellos se sentían solos, también piensan en el presente que los unirá cada vez más para que pasen sus vidas juntos. Son dos almas gemelas caminando hacía un futuro próximo el cual no está tan lejos de ellos.Tienen tantas esperanzas en que su amor perdure más allá de la muerte, el hecho de pensar que un fallo de ellos los pueda alejar y separar los enferma y los deprime tanto, se tienen un amor tan grande que supera todas las fuerzas del universo. Desean que en ese futuro alla menos contaminación y la vida sea mejor, la gente más honesta. Ellos creen que ese momento llegará algun día, y será cuando la felicidad se reparta por el mundo entero como la felicidad de los dos..


(Rafi Yeguas 3º B)
Me dieron la vida, después me la quitaron.
Yo, que me formé en una barriga que cada día que pasaba se me hacía más pequeña. Un día llegó el momento de salir, de conocer el mundo, a mi familia y de ser feliz. Cuando abrí los ojos estaba encima de un cuerpo que me transmitía amor, calor y felicidad, era mi mamá. Alrededor estaba un hombre muy alto que esboza una sonrisa pero su mirada era fría, y detrás había tres niños pequeños sonrientes con muchas señales por el cuerpo, yo me pregunté: ¿por qué?.

Un día, estaba durmiendo en una cunita tan cómoda como la barriga en la que yo me formé y de pronto vi a mi papá que se acercaba rápidamente a mí muy enfadado, me cogió y comenzó a golpearme tan fuerte que me rompió dos costillas, un brazo y me dio tantos golpes en la cara que me la deformó. Por fin entiendo las señales de mis hermanos y sus lloros todos los días, pero me pregunto: ¿qué he hecho mal para que me quitasen la vida?, ojalá yo hubiera podido defenderme.

( Mª Carmen Molina 3º A)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada